Página de inicio

¡Hola! Bienvenidx a mi blog Stefy Esencial

Donde contaré mi cuento y documentaré mi proceso de volver a la esencia para sanar la raíz

Últimas entradas de Blog

A mi padre

Mi papito tiene un corazón tan grande y tan fuerte que ha sido capaz de aguantar tres rupturas de corazón ¡literales! y quién sabe cuántas veces en sentido figurado… Él también ha dejado unos cuantos corazones rotos en el camino, entre ellos el mío en un par de ocasiones, pero cuyas heridas he podido sanar graciasSigue leyendo “A mi padre”

“Que tu alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento” Hipócrates

Desde que empecé este proceso consciente de ir a la raíz para sanar, lo hice a partir de terapias psicológicas alternativas, con algunos apoyos desde lo homeopático, esencias florales y aromaterapia. Al principio pensé que, al reconocer el origen emocional de mi asma, miomas y diversas manifestaciones físicas, mágicamente todo iba a empezar a mejorar,Sigue leyendo ““Que tu alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento” Hipócrates”

Mis guías en este proceso de ir al interior para sanar la raíz

Hoy 13 de agosto de 2020 Mia Astral mencionó que se perfeccionó la alineación de Marte en Aries en cuadratura a Plutón retrógrado en Capricornio, y aunque esto sea chino-mandarín avanzado para mí, en la traducción más o menos entendí que puede ser un día muy reactivo, de sacar cosas del inconsciente (Plutón) de muySigue leyendo “Mis guías en este proceso de ir al interior para sanar la raíz”

Sobre este Blog

Hoy en día se habla mucho sobre el amor propio, de la importancia de ponernos en primer lugar y cultivar diariamente ese amor, con lo cual no podría estar más de acuerdo, sin embargo, hace poco me pregunté ¿Por qué tenemos que repetirnos algo que debería ser casi que natural? Bueno, me atrevo a deducir que tiene relación con el tipo de cultura en la que nos encontramos, o al menos en occidente y particularmente en el país donde vivo, Colombia, en el que las personas tienden mucho al sacrificio y a la postura de mártir muy relacionada con posturas religiosas.

A lo anterior sumemos los “valores” o más bien “antivalores” que promueve el sistema capitalista, como lo son el individualismo, la competencia, el arribismo… de acuerdo a lo cual el “valor” de una persona depende de qué tantos bienes materiales tiene y cuanta riqueza ha logrado acumular, lo cual suscita un ritmo de vida tan acelerado en el que la gran mayoría vivimos en un casi automatismo donde ni siquiera nos detenemos a reflexionar sobre cómo alimentamos nuestro cuerpo y alma.

Además, una cultura y mundo en el que la educación ha estado enfocada en potenciar nuestras mentes pero que poco o nada se nos ha enseñado sobre lo que es conocido como inteligencia emocional. Entonces sí, es urgente hablar de amor propio y repetirnos diariamente su importancia. Pero no un amor desde el afuera para consumir más cosas y producir más basura, sino un amor hacia el interior que nos permita convivir y comunicarnos mejor con lxs demás y con la misma madre tierra y el universo, desde el entendernos como parte del gran todo y no creyéndonos el ombligo del mundo.  

En 2016 me operaron de apendicitis y luego de varias crisis respiratorias finalmente llegó el diagnostico de asma. Yo que pensaba que a una persona adulta no le podía dar asma, que eso era un tema que le daba a algunas personas sobre todo en su infancia, pero luego de varios síntomas, con los que mi cuerpo me estaba pidiendo a gritos prestar atención, finalmente tomé la decisión de revisar no sólo lo de la superficie, lo físico, sino también la raíz del asunto, la conexión con lo emocional y espiritual. Poco a poco he venido entendiendo que un gran porcentaje de enfermedades tienen una estrecha relación con nuestras emociones, además de los estímulos y factores recibidos en la infancia, así como aspectos que incluso trascienden generaciones, por lo cual, debemos aprender a cuidar no sólo nuestro cuerpo, sino también nuestras emociones y energía, porque somos seres integrales y no la simple unión de distintas partes.

Este proceso de entenderme como un ser integral entre cuerpo, mente, emociones y espíritu, y en asumir un rol activo en los procesos de sanación de mi vida ha sido muy revelador, pero también un arduo trabajo, porque no se trata sólo de ver los síntomas físicos sino de ir indagando y cavando cada vez más profundo en esto de ir a la raíz o de viajar al interior. No es una tarea fácil, por ejemplo, hace poco leí que no hay que romantizar los procesos de sanación, así como tampoco se debe romantizar el amor de pareja, porque esto del amor en su máxima expresión es bastante complejo, incluso cuando se trata del amor propio, pero vale la pena transitarlo, sentirlo y vivir la experiencia para sanar y por qué no, para contarla, que es el motivo de la creación de este espacio.


Ponte en contacto

stefyesencial@gmail.com

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora